SCIENCE IN THE MOVIES

28 weeks later / 28 semanas después

28 weeks later / 28 semanas después

28 semanas después es una película hispano-británica del 2007 dirigida por Juan Carlos Fresnadillo. Al ser afectada la población británica por un virus, el resto del mundo cierra todo contacto para que la población infectada perezca de hambre, acabando así con el virus sin contaminar el resto de la humanidad. Al reencontrarse un sobreviviente con sus hijos, no se atreve a confesarles que en un momento de pánico abandonó a su madre frente a una horda de infectados. Es imposible curar a las víctimas porque el virus, que se transmite al contacto con sangre infectada, produce de inmediato ira, hiperactividad y canibalismo. A diferencia de los zombies caníbales de las películas tradicionales, estos son aterradoramente rápidos y fuertes. Sorprendentemente, al momento que escribo esta reseña, hay un caso real que lo recuerda: los tumores faciales que están afectando al Sarcophilus harrisii, el demonio de Tasmania. Los demonios muestran la misma ferocidad, rapidez y mordeduras, transmitiendo células de Schwann que producen cáncer y están acabando con la especie, por lo que se ha recurrido a aislarlos con la esperanza de salvar a este extraordinario marsupial. También tiene una base científica el hecho de que un padre amoroso y valiente falle en proteger a su esposa ante un peligro tan inminente y ante el cual no tiene ninguna posibilidad de éxito. En ese caso, por el bien de sus hijos, abandonar a la esposa fue a la vez un acto deleznable de cobardía y la única salida genéticamente correcta. Por otra parte, la película tiene un error fundamental: aunque existen virus que pueden causar agresión, como el de la rabia, del género Lyssavirus, para que existan síntomas es necesario un tiempo mínimo de varios días para que el virus pueda apoderarse del aparato fisiológico de las células de su víctima: unos días engañosos previos a la tragedia.