SCIENCE IN THE MOVIES

The Curious Case of Benjamin Button / El Extraño Caso de Benjamin Button

The Curious Case of Benjamin Button / El Extraño Caso de Benjamin Button

El Extraño Caso de Benjamin Button es una magnífica adaptación de un cuento escrito hace casi un siglo por el autor estadounidense Scott Fitzgerald, y presenta una idea que seguramente lleva miles de años por allí: ¿qué pasaría si nuestras vidas fueran al revez, y naciéramos viejos para ir "enjuveneciendo" hasta convertirnos en niños y, cosa posiblemente autocensurada en la versión moderna, acabáramos regresando al útero materno? Esta película toca dos grandes temas de interés científico, el tiempo y el envejecimiento.


Hasta ahora, el tiempo ha sido más un sujeto de especulación filosófica que de verdadero estudio científico, pero según Einstein el tiempo puede ir más rápido en unos sitios que en otros, pero no puede ir hacia atrás. En la película, no ocurre realmente que el tiempo corra hacia atrás para Benjamín. Su tiempo corre hacia delante igual que para los demás, es solo la secuencia de etapas de la vida, su "ontogenia", la que está invertida. La ciencia ha dado dos grandes respuestas a la pregunta de porqué nos hacemos viejos. Una afirma que simplemente sufrimos desgaste, como se desgasta la silla en que nos sentamos y la ropa que nos ponemos. Y hay buena evidencia de que la "lima" que desgasta poco a poco nuestras vidas es el oxígeno. Literalmente, envejecemos porque nos oxidamos. La otra respuesta la ofrece la genética: tenemos genes que ordenan a nuestro cuerpo envejecer y morir. Los posibles porqués incluyen la necesidad de dejar espacio para las nuevas generaciones y los efectos secundarios: podría tratarse de genes que sirven una función buena en nuestra edad reproductiva, pero luego dañan al organismo; algo similar a la cocaína, que en las alturas andinas permite reducir los periodos dedicados al descanso, pero acorta la vida. Como en la película, aun viviendo hacia atrás, la muerte es inevitable y se paga un precio por todo.