SCIENCE IN THE MOVIES

Bicentennial Man / El hombre bicentenario

Bicentennial Man / El hombre bicentenario

El hombre bicentenario es una película estadounidense de 1999 dirigida por Chris Columbus. Explora la idea de que una máquina pudiera adquirir consciencia y sentimientos iguales a los de un ser humano.


La tecnología que allí aparece, así como los efectos especiales, son poco interesantes y en pocos años han quedado superados, pero la idea central sigue siendo válida. Justo ahora que escribo esta reseña es reciente la noticia de que Watson, una computadora, le ganó a sus competidores humanos Ken Jennings y Brad Rutter en el programa de televisión Jeopardy, pero eso solo fue posible porque se trataba simplemente de responder preguntas memorísticas.


Hace mucho tiempo que las computadoras son mejores que nosotros cuando se trata de extraer algo entre enormes masas de datos, de hecho las inventamos para ello, pero cuando se trata de sentimientos, por el momento no hay nada desarrollado: las computadoras, simplemente, no los tienen. En teoría, podría programárseles para que los tuvieran, pero lo dudo, porque sus cerebros electrónicos funcionan con una lógica diferente a la nuestra.


Ronald Arkin del Instituto Tecnológico de Georgia anunció en 2010 el desarrollo de programas de cómputo que no solo mienten, sino que buscan estrategias para evitar ser descubiertos, y desde hace décadas hay programas que pueden mantener una conversación tipo “chat” y engañar a algunas personas, pero simplemente se trata de programas hábilmente diseñados para lanzar textos escritos por una persona y diseñados al estilo de los horóscopos, o sea, para que más o menos calcen con cualquier cosa, así que, por el momento, el hombre bicentenario es una imposibilidad tecnológica y se queda en el ámbito de la ficción.