SCIENCE IN THE MOVIES

Close Encounters of the Third Kind / Encuentros cercanos del Tercer tipo

Close Encounters of the Third Kind

Encuentros cercanos del Tercer tipo, de 1977, es fundamentalmente una película de suspenso sobre una serie de señales misteriosas que indican la cercanía de un encuentro entre seres humanos y una civilización extraterrestre más avanzada. Solo una pequeña parte se dedica a ese encuentro ficticio y es allí donde aparecen algunos aspectos científicos.


El uso de la música para comunicarse se basa en tres ideas: que la música tiene bases matemáticas sencillas, que los principios matemáticos deben ser los mismos en todo el universo, y que sin dominio de las matemáticas, el viaje interplanetario resulta imposible. Desafortunadamente, el guión no se sostiene, pues todos los preparativos para el encuentro que vemos en esta película solo serían posibles si existiera entre ambas civilizaciones una comunicación fluida, mucho más allá que la simple imitación de secuencias musicales. La película soviética Solaris fue mucho más realista al tratar la improbabilidad de que seres de planetas diferentes puedan realmente comunicarse, debido a sus enormes diferencias.


Los extraterrestres de esta película son fundamentalmente los enanitos verdes de las películas baratas del decenio de 1950. Nos resultan enternecedores porque se trata de niños maquillados y por tanto desatan en nosotros el mecanismo llamado en biología "respuesta al esquema neoténico". Es el mecanismo que nos saca una expresión de dulzura cuando miramos, por ejemplo, un conejito bebé, y tiene un papel fundamental en la supervivencia de nuestro ADN.


El uso de pequeñas naves que parten de una nave madre, sí corresponde con la realidad de la exploración espacial hasta donde la conocemos. Pero el que unos aviadores de mediados del siglo sigan aun jóvenes, se basa en una exageración del principio. einsteniano según el cual el tiempo transcurriría más lentamente para quienes viajen en una nave a velocidades extremas.


Pese a sus fallas, la película es una historia interesante y cinematográficamente muy bien contada, que merece el éxito y fama de que ha gozado por ya tres décadas.