SCIENCE IN THE MOVIES

Darkest Hour

Darkest Hour

In The Darkest Hour, extraterrestrial invaders attack the Earth inside invisible vehicles with rotating armors. They use electric discharges to grab and drag mammals, including humans and dogs, towards the vehicles, where their victims disintegrate upon contact. Most of the human population dies within the first hours of the attack, and to get some protection, survivors enclose themselves in metal contraptions called Faraday cages. The nice special effects and the novelty of the aliens make the beginning of the attack the best part of the movie, and you can be pleasantly surprised to learn that Faraday cages do exist.


Vehicles that appear to be invisible were only built recently, when a car company set a small car with a camera on one side and a screen of light emitting diodes on the other, making the vehicle look transparent. Not invisible, but there is no reason why this technology cannot be improved in the future. On the other hand, the so called invisibility cloak proposed in 2013 by Hongsheng Chen of Zhejiang University is closer to a magicians trick than to anything else. The rotating armor concept is more interesting. I do not know of any rotating armors, but their advantage is that if they move faster than bullets, they can have holes and thus be lighter.


On the other hand, I cannot think on anyway in which an electric current can be used to drag a human body: it will just go through it. The disintegration of the victims, however, is more interesting because it appears to produce very small particles, with no sign of liquids. This makes sense if an extremely powerful current passes through the tissues, turning the water inside cells into gas. Thus, no liquid is visible and billions of tiny explosions may theoretically rip a body apart into the tiny parts visible in the movie. The lack of visible corpses hide the tragedy in The Darkest Hour.




En La hora más oscura, invasores extraterrestres atacan la Tierra dentro de vehículos invisibles de armadura giratoria. Utilizan descargas eléctricas para atrapar mamíferos, incluyendo seres humanos y perros, y arrastrarlos hasta un arma desintegradora. La mayor parte de la población humana muere en las primeras horas del ataque, y para obtener un poco de protección, los sobrevivientes se encierran en artilugios metálicos llamados jaulas de Faraday. Los efectos especiales y la originalidad de los extraterrestres hacen que el inicio de este ataque sea la mejor parte de la película, y ... ¡sorpresa! .. sí existen las jaulas de Faraday.


Aunque estas jaulas son antiguas, fue hasta hace poco que pudieron construirse vehículos que parecen invisibles. Una compañía automovilística dotó un auto pequeño con una cámara a un lado y una pantalla de diodos emisores de luz al otro, haciendo que el vehículo pareciera transparente. Aunque transparente no es invisible, seguramente esta tecnología mejorará en el futuro. Por otro lado, la llamada capa de invisibilidad propuesta en 2013 por Hongsheng Chen, de la Universidad de Zhejiang, parece más un truco mágico que algo práctico.


El concepto de la armadura giratoria es más interesante. No conozco ninguna, pero su ventaja es que si gira más rápido que las balas, puede tener agujeros y por lo tanto ser liviana. Por otro lado, no se me ocurre cómo pueda usarse una corriente eléctrica para arrastrar un cuerpo humano: sólo pasaría a través de él. La desintegración de las víctimas es más viable, ya que parece producir partículas muy pequeñas y no hay derrame de sangre. Esto tiene sentido si una corriente muy poderosa pasa a través de los tejidos, evaporando el agua de las células. Por lo tanto, no hay líquido visible. Millones de diminutas explosiones podrían destruir un cuerpo y convertirlo en partículas tan pequeñas como las apreciadas en la película: la ausencia de cadáveres visibles oculta la tragedia de La hora más oscura.