SCIENCE IN THE MOVIES

The core / El Núcleo

The Core / El Núcleo

La producción estadounidense El Núcleo fue dirigida por Jon Amiel y se estrenó en el 2003. Es una película bien hecha, que atrapó mi interés desde el inicio, a la vez que un buen reto para esta reseña con la que celebro junto a mis compañeros de Del Tubo a la Lata mis 50 años en este bello planeta ya que ha sido considerada una de las películas de “ciencia ficción” con más errores científicos. Inicia con muertes súbitas por fallas electromagnéticas que afectan los marcapasos cardiacos. La causa es que el núcleo planetario está dejando de girar, y cuando se detenga por completo, desaparecerá la envoltura electromagnética que evita que el sol cocine la Tierra. Se envía entonces una nave tripulada al núcleo terrestre, donde hace explotar media docena de bombas nucleares que poner el núcleo a girar nuevamente.


En realidad, sus cubiertas metálicas protegen a los marcapasos de las radiaciones electromagnéticas, y aun si fallaran, las personas no caerían muertas de inmediato. El campo magnético terrestre de hecho presenta inversiones periódicas sin efectos notables en los seres vivos. La escena en que cientos de aves se estrellan contra las ventanas rompiéndolas también es incorrecta, pues las aves usan la vista además de la navegación magnética, y no pesan lo suficiente para romper el vidrio. En la película, un “terranauta” se sumerge poco a poco en la lava, cuando en realidad se carbonizaría de inmediato. No existen ni material ni tecnología capaces de resistir la presión y temperatura que hay dentro del planeta, ni burbujas de roca dentro del manto, y si existieran, no habría necesidad de enviar personas a una misión tan peligrosa, porque la robótica estaría entonces muy avanzada. La envoltura electromagnética no evita que el sol cocine la Tierra, así que su desaparición no tendría ese efecto; quienes realmente estamos elevando la temperatura somos, claro, ¡nosotros los humanos!