SCIENCE IN THE MOVIES

The Fifth Element / El quinto elemento

The Fifth Element / El quinto elemento

El quinto elemento es una película francesa de 1997 dirigida por Luc Besson; en ella, los Mondoshawan, que parecen coleópteros con doble armadura, llegan del espacio a recuperar un arma que habían escondido en un antiguo templo egipcio, para luchar contra un ser que cada 5000 años amenaza a la Vía Láctea; se inicia así una lucha por apoderarse del arma, en la que juegan un papel importante los malentendidos culturales.


La película muestra automóviles voladores, rascacielos tan altos que los recorren trenes verticales, demostración libre de sexualidades diferentes, reconstrucción de un cuerpo entero a partir de una sola mano, y ácidos nucleicos súper-complejos que producen súper -personas. La idea de que unos extraterrestres exijan de buena fe su pago por conseguir una valija, aunque esta esté vacía, porque nadie les dijo que debía venir llena, es muy válida.


Si entre nosotros mismos tenemos malentendidos con nuestros propios familiares que comparten idioma, ideología y cultura, ¿porqué no igual con especies? Las vías aéreas y los super-rascacielos aparecen ya en la película de 1927* Metrópoli, reseñada también en Del tubo a la lata, y no están lejos de la realidad.


La sexualidad que supera al viejo estereotipo de las “damas” y los “caballeros” se basa en el descubrimiento científico de que la verdadera sexualidad humana viene en todos los tipos entre los extremos homosexual y heterosexual. Finalmente, en teoría será posible reconstruir el cuerpo, pero no la mente de una persona, usando ADN de un trozo, y tener más ADN ciertamente permite codificar más información, pero de allí a que más ADN implique mayor perfección hay una salto difícil de dar: las personas con síndrome de Down tienen más ADN que las normales, pero no son por ello superiores a la gente común.