SCIENCE IN THE MOVIES

S1m0ne

S1m0ne

La película S1m0ne, dirigida por Andrew Niccol, se estrenó en 2002 y presenta la historia de un director de cine que usa una actriz digital. Lo hace cuando su actriz real se retira del proyecto debido a que no quiere asociarse con un director fracasado. La película tiene un gran éxito y el director continúa presentando a su actriz como si fuera una persona real. Cuando confiesa la verdad, nadie le cree.


El que nadie quiera asociarse con un fracasado es un fenómeno bien entendido por la sociobiología y se da en todos los primates, pues para asegurar el éxito reproductivo hay que tener cierto éxito social. Los humanos somos iguales a los chimpancés cuando buscamos tener lo mejor en alimento, territorio y parejas. El dicho popular de “imitar todo como si fuéramos monos” olvida que sí somos monos, y que precisamente es por imitación que aprendemos. Pero normalmente buscamos imitar a quienes tienen éxito: la gente tiende más a imitar a las adineradas estrellas de cine que a los pordioseros.


El uso de un virus para borrar los archivos de la actriz digital se debe a que en la época en que se hizo S1m0ne, los virus solían hacer precisamente eso, en lugar de robar información y usar nuestras computadoras para enviar spam, como en la actualidad. El uso de actores virtuales convincentes ya no es ficción, siendo un ejemplo importantes Gollum en El Señor de los Anillos. Incluso existe una película donde todos los personajes son versiones virtuales de actores reales: Beowulf, de 2007. Finalmente, el hecho de que nadie quiera creer que S1m0ne es irreal, también se basa en el hecho científicamente comprobado de que los humanos creemos en lo que queremos creer, a pesar de los hechos. Sin esa tendencia, la vida sería muy difícil para gente como los políticos y los líderes religiosos.