SCIENCE IN THE MOVIES

Skyline

Skyline

Esta película estadounidense del 2010 fue dirigida por los Greg and Colin Strause, y trata de una invasión extraterrestre. Examinaré cuatro aspectos que aparecen en la película: una luz inmovilizadora, una aspiradora de personas, el uso de cerebros humanos en cuerpos robóticos y naves que se rearman a si mismos tras una explosión.


La idea de una “luz hipnótica” que permite capturar a las personas me recuerda a las bombas “atontadoras” que usan los equipos de asalto cuando penetran en una habitación: una combinación de ruido, luz y humo afecta la capacidad de percibir el ambiente y procesar cerebralmente la información. Aclaro sin embargo que el control hipnótico es solo un mito, al igual que las regresiones y otras creencias semejantes. Una aspiradora gigante de personas podría funcionar si se tuviera un motor lo suficientemente poderoso, y sorprendentemente, pudiera ser que el cuerpo humano lo resistiera sin despedazarse, pero es improbable que las personas sobrevivieran como aparece en la película.


El uso de cerebros humanos en cuerpos robóticos es una idea antigua, ya tratada por el escritor de ciencia ficción Neil Jones en 1931. Sin embargo, el que seres extraterrestres roben cerebros humanos para operar robots tiene poco sentido, a menos que se cuente con la capacidad de dominarla mediante una combinación de adoctrinamiento ideológico y presión social. El mayor problema acá es que para que un cerebro viva fuera de su cuerpo original es necesario proveerle alimentos energéticos y extraerle los desechos, todo lo cual no aparece claramente resuelto en la película, aunque dado que ya se mantienen tejidos vivos en el laboratorio, la idea es viable.


Finalmente, los aparatos que se autorreparan son por ahora un sueño, pero considerando que ya hay programas de cómputo que se autorreparan, son un sueño realizable a largo plazo.