SCIENCE IN THE MOVIES

2012: Supernova

Minority report

Las supernovas no son estrellas, son explosiones de estrellas, y esta película presenta los efectos sobre nuestro planeta de una supernova relativamente cercana, incluyendo la explosión de un aparato espacial, derrumbes, tornados y terremotos, así como una nube de rocas que viaja por el espacio. Para detener el efecto de la explosión estelar, un pequeño grupo de científicos harán explotar en el espacio varias bombas nucleares.


En realidad, el conocimiento científico actual indica que el efecto de una supernova sobre nuestro planeta sería un debilitamiento de la capa de ozono debida a los rayos gama.


La explosión de una estrella no puede lanzar rocas al espacio porque las estrellas no están hechas de material rocoso, pero sí producen una onda de choque con gas a altísima temperatura que vaporizaría cualquier planeta cercano. Imposible detener algo así con explosiones nucleares, aunque la idea pudo surgir del uso actual de explosivos en el blindaje de los tanques de guerra.


Una supernova que apenas nos tocara levemente tendría más bien el efecto de aumentar las quemaduras solares y el cáncer de piel entre tantos descuidados que van por allí asoleándose. Otros errores incluyen que se predice la explosión por radiaciones gama, las cuales en realidad son posteriores a ella, y que se detecta con el telescopio espacial Spitzer, que no puede detectar radiación gama.


Esta película del 2009 fue dirigida por Anthony Fankhauser y, conociendo el mucho cariño y mínimo presupuesto con que suelen hacerse las películas producidas por la pequeña compañía californiana The Asylum, es de admirar que esta nos permite distraernos un rato sin superar la cantidad de errores científicos de muchas superproducciones de Hollywood.