SCIENCE IN THE MOVIES

WALL-E

War of the Worlds

Wall-e es una película estadounidense del año 2008 que recibió excelente crítica de los especialistas y del público, pero fue atacada por la derecha política de los Estados Unidos. Es la historia de un encantador y humanizado robot recolector de basura, el último que sigue funcionando en la Tierra, siglos después de que los humanos debieron abandonarla tras causar un desastre ecológico. Los humanos viven en el espacio exterior y se han convertido en seres altamente tecnificados, obesos por la falta de ejercicio físico. Estas personas dedicadas a los placeres consumistas recuerdan a los Estetas, humanos de engorde criados por extraterrestres en Tumithak de los Corredores, relato publicado en 1931 por Charles R. Tanner.


La película presenta varios conceptos de actualidad. Uno es el del problema de la basura que se acumula diariamente en cantidades enormes como resultado de nuestra civilización. Otro es el de la destrucción de la biodiversidad. Esta Tierra futura solo está poblada por cucarachas y algunas plantas de cuyas bondades o peligros la película no menciona nada. Otro es el de la evolución humana: según los principios darwinianos, el ser humano se adapta a su realidad y si un cuerpo vigoroso y ágil ya no es necesario en una sociedad altamente automatizada, pues se abandona ese diseño para sustituirlo por uno más parecido, en la película al menos, al de las focas y morsas.


Aunque Wall-e es endulzada con una historia de amor cibernético, su mensaje principal es de peligro. Si la basura se sigue acumulando sin tratar al ritmo actual, llegará un momento en que el planeta, convertido en basurero gigante, será inhabitable para nosotros los humanos, pero otras especies lo ocuparán, sean cucarachas, ratas y plantas, o seres que ahora ni siquiera imaginamos. Para el planeta, solo seremos un mal recuerdo.