SCIENCE IN THE MOVIES

X-Men / Los hombres X

X-Men / Los hombres X

Los hombres X es una película estadounidense del 2000 dirigida por Bryan Singer, en la cual humanos mutantes se resisten a una ley que los obligaría a inscribirse en un registro gubernamental público. La película tiene asidero en ciencias sociales, pues históricamente las personas que pertenecen a minorías han sido perseguidas, desde los gitanos hasta los inmigrantes mexicanos. También es correcta la idea de que los humanos podemos sufrir mutaciones, pero este es otro caso en que el uso de una palabra rebuscada da misterio al asunto, pues mutación significa simplemente cambio, y en cierto sentido, todos somos mutantes porque todos tenemos pequeños cambios genéticos. Los lunares son un buen ejemplo de mutación en las células de la piel humana, y ¿Quién no tiene algún lunar, aunque sea minúsculo?


Por otra parte, aunque la telepatía y la telequinesis que disfrutan algunos mutantes son ficción pura y simple, es interesante el personaje de lobezno o Wolverine, cuyos tejidos mutados pueden curar cualquier herida, lo inmune a cualquier enfermedad, le aportan una fuerza sobrehumana, le dan sentidos y reflejos muy agudos, le permiten envejecer de una manera lentísima, y le aportan garras retráctiles en cada mano. Bien vistos, estos poderes encarnan lo que todo ser humano sueña con tener: salud, fuerza, seguridad, juventud y larga vida; pero también son atributos que existen en la naturaleza, y que disfrutan, respectivamente, las lombrices, las hidras, las ballenas, las aves de presa, algunas almejas y los felinos. No existe nada en nuestros conocimientos biológicos que pruebe la imposibilidad de que, algún día, la biotecnología nos dote de estas mutaciones tan deseables y a la vez tan lejanas en este momento de nuestra historia evolutiva.