SCIENCE IN THE MOVIES

Contact / Contacto

Contact

What is so special about Contact is that it is based on a novel written by a real scientist, astronomer Carl Sagan, so it is expected to be science fiction well grounded on scientific knowledge. The film adaptation was directed by Robert Zemeckis and the film was released in 1997.


The film correctly shows the use of radio telescopes to look for signs of extraterrestrial civilizations, and computer programs that analyze thousands of signals and provide warnings of what could be artificial.


It is also true that for years we have been able to incorporate invisible text within images, a possibility that according to some media, led the U.S. government to look for hidden terrorist messages in the millions of sexual images that are broadcast daily in the Interntet. Supposedly, nothing was found.

There are, however, other less convincing aspects. For example, that humans could use extraterrestrial blueprints to successfully build a spaceship, but they did not know what that device was for, is unacceptable. Even if we accept that they could build something so complex without knowing what it was, scientists believe that the principles of physics are the same throughout the universe and therefore it would be possible to get an idea of how a device works and what was its purpose.


What language was used in the written planes is not clear, but it would be impossible to understand them if they were not written in an Earthly language.


Finally, the ability to travel long distances through "wormholes" , supposedly proposed by Albert Einstein, still is just an interesting idea that cannot be checked with today’s technology and knowledge.


Yes, the film presents a very realistic scene of the darker intrigues within the scientific apparatus as occurs here and everywhere else.




Lo que hace especial a la película Contacto es que se basa en una novela escrita por un científico, el astrónomo Carl Sagan, por lo que se espera que sea ciencia ficción bien fundamentada en los conocimientos científicos. La adaptación al cine la dirigió Robert Zemeckis y la película se estrenó en 1997.


Son correctos tanto el uso de radiotelescopios para buscar señales de civilizaciones extraterrestres, como la posibilidad de tener programas de cómputo que analicen miles de señales y alerten sobre las que podrían ser artificiales.

También es una realidad desde hace años la incorporación de textos invisibles dentro de señales de imagen, posibilidad que según los medios de comunicación llevó al gobierno estadounidense a buscar mensajes terroristas que ocultos dentro de los millones de imágenes sexuales que se transmiten diariamente en Interntet. Supuestamente, no se encontró nada.


Hay sin embargo otros aspectos menos convincentes. Por ejemplo, el hecho de que los humanos usaran planos extraterrestres para construir con éxito una nave espacial, pero que no supieran para qué servía el aparato, es inverosímil. Incluso si aceptáramos que pudieran construir algo tan complejo sin saber qué era, los científicos creen que los principios de la física son los mismos en todo el universo y por lo tanto sería posible hacerse una idea de cómo funcionaba y para qué servía el aparato.

En la película no es claro en qué idioma están escritos los planos, pero igualmente sería imposible entenderlos si no estuvieran escritos en un idioma terrestre.


Finalmente, la posibilidad de viajar enormes distancias pasando por “madrigueras de lombriz”, que es la verdadera traducción de los “worm-holes” que se endilgan a Albert Einstein, sigue siendo por el momento solo una idea llamativa sin posibilidades de comprobación con la tecnología y conocimientos actuales.


Eso sí, la película presenta de manera muy realista el mundillo más oscuro de las intrigas dentro del aparato científico tal y como se dan acá, allá y en todas partes.